CÓMO MOTIVAR A TU FAMILIA PARA QUE CORRA

Es mucho más fácil de lo que crees, pero debes de respetar siempre como ellos se sientan.

De la redacción / @runnersworldmex

Puede ser otra muy buena razón para que los domingos sean el día ideal para correr: si vas a romper la dieta, qué mejor que hacerlo un día en el que ya aceleraste el metabolismo desde temprano y reduce la culpa de pasar la tarde en el sillón después de comer (además de que la producción de endorfinas puede contribuir a disminuir el drama hogareño). Pero si en tu familia no hay corredores, tal vez resulte un poco triste salir solo.

Por eso, es momento de sugerir que todos se cuelguen un número. Empezar el día en la casa y cruzar la meta juntos puede ayudar a la unión familiar. ¿No sabes cómo convencerlos de ponerse los tenis? Prueba estos trucos.

1. AVISA

Cuando falten de ocho a cinco semanas para la carrera, plantea la idea. Di algo como: “Oigan, estoy planeando correr la... (inserta el nombre del evento) ese domingo. Estaría increíble si algunos de ustedes vienen”. Eso logra que tus parientes sepan que no quieres ese tiempo solo para ti y les quita la presión, si es que no se sienten muy cómodos. Asegúrate de revisar la convocatoria de la carrera para ver si hay una opción de caminata (o si el cierre de la meta en un 5K es más de una hora después, lo más probable es que sí). Tal vez eso sea todo lo que necesites para que se unan.

2. OFRECE TU EXPERIENCIA

Si eres relativamente nuevo en las carreras, estás en una posición única para aconsejar a otros novatos, pues tus primeros kilómetros siguen frescos en la memoria. Comparte cosas que te hubiera gustado saber cuando empezaste. Promete parar y tomar selfies (no importa, mientras sea en un trote casual). Y puedes pasar un plan de práctica como este: camina o corre/camina por 20 a 30 minutos dos veces por semana; después haz una más larga pero más lenta los fines de semana (algo como tres kilómetros) agrega uno cada semana hasta llegar a los cinco para el día de la carrera.

3. COMPÁRTE LA CARGA

Es verdad: el tiempo en que corres no ayudas en casa a preparar la comida. Así que si pretendes que te acompañen a correr, colabora en preparar las cosas el día anterior. Si alguien desea quedarse, ofrécete a poner la mesa al regresar o de guardar lo que sobró (o comértelo), o a lavar los platos. De esta forma demostrarás que tu interés por motivarlos es grande y se animarán a correr contigo.

4. HAZLO DIVERTIDO

Las carreras familiares están hechas para que no exista la presión, así que no tienes que ir a hacer tu Récord Personal. Entusiasma a tu familia para que use su ropa de ejercicio y pégate con los que corren por primera vez para que sepan que hay alguien ahí para motivarlos. Si te dicen que te adelantes, espéralos cerca de la meta (sin estorbar) y choca esos cinco cada vez que uno cruce la meta. Y al estar en familia, no te olvides de comentar con todos quiénes fueron los ganadores, cómo la pasaron y qué harían diferente a la próxima.

5. EL PROBLEMA

A veces me siento mareado todo el día después de correr y no quiero arruinar el día familiar.

6. LA SOLUCIÓN

Por eso es importante elegir una prueba tranquila y amigable, donde no sientas que debes presionarte de más. Llévatela tranquilo, platica con quienes te acompañan y caminen si es necesario. Aún disfrutarás de la atmósfera de la carrera y el sentimiento del ejercicio, sin sacrificar tu diversión ni la convivencia con tus seres queridos.

Etiquetado cómo

  • CORRER EN FAMILIA
  • MOTIVACIÓN
  • SALUD
  • SALUD EMOCIONAL
  • APOYO FAMILIAR
  • ENTRENAMIENTO
  • CARRERA
  • FUERZA
  • COMPETENCIA
  • COMPETENCIA SANA
  • ACTIVIDAD FAMILIAR
  • ACTIVIDADES EN FAMILIA
Logo Comscore
Logo Televisa Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Sports