Saltar al contenido

7 cosas que pasan cuando comes betabel

El betabel anda en boca de todos, literalmente. Especialmente de los corredores. Conforme regresaba a entrenar para maratones, quise probar por qué tanta fascinación.

Las investigaciones al respecto son convincentes. La premisa básica es que el betabel es una gran fuente de nitrato, que muestra disminuir la presión en la sangre. Lo que muestra un estudio de Andy Jones, profesor de fisiología aplicada en la Universidad de Exeter, es que la cantidad de oxígeno requerida para sostener el ejercicio disminuyó tras consumir jugo de betabel. En otras palabras, tomaba menos energía correr al mismo ritmo.

Fuera de investigaciones y estudios, es un hecho que el betabel es bueno para nosotros. Si nos hacen la corrida más fácil, aún mejor. Además, es sabido que Eliud Kipchoge, el medallista olímpico y dueño del 2:00:25 en un maratón en el Breaking 2 es un fiel creyente del betabel. Así que si le funciona a él, estoy más que dispuesta a darle una oportunidad.

Esto es lo que experimenté durante 14 días de consumir betabel diario.

Sí, las idas al baño pueden ser alarmantes si no estás acostumbrado a comer betabel.

Ya sabía que mi orina se vería afectada por el betabel, por eso no corrí al hospital. El pigmento de este vegetal, llamado betanin, transforman el color de la orina y las heces en un color peculiar por las próximas 48 horas. También aprendí que depende de cómo lo consumas . Como sea, no entres en pánico. Un bonus: también estás recibiendo increíbles nutrientes como vitamina C, folato y potasio.

Me sentí llena, incluso inflamada

El betabel llena. Una taza, que es una porción, contiene 3.8 gramos de fibra (que es como el 14% de lo recomendado diariamente), de acuerdo con la USDA. En la mayoría de los casos, comía el betabel combinado con otros vegetales e ingredientes lo cual me mantenía satisfecha por más tiempo de lo normal.

Al principio me sentía demasiado pesada e inflada, incluso afectó mi corrida, pero sólo por unos días. La inflamación se fue, pero el sentimiento de saciedad se quedó. Con un licuado en la mañana me mantenía con energía hasta el medio día.

La mezcla para agua de betabel no es nada agradable

Tuve acceso una variedad de productos con betabel que usan los atletas, como el polvo para mezclar con agua que se bebe antes del ejercicio, así que decidí probarlo. No fue agradable, casi vomito. Así que sólo probé eso y no quise saber más.  También probé un shot para mejorar el desempeño y aunque fue más pasable que el polvo, no sería uno de mis productos favoritos, además de ser caro.

Forzarme a comer tanto betabel elevó el nivel nutricional de mis dietas

Aún cuando mis amigas con buenas intenciones me mandaban recetas para hacer postres con este ingrediente, decidí no probarlas pues preferí evitar los platillos dulces. Lo que sí noté, fue que al incorporar (obligadamente) el betabel en mi plan de comidas, el valor nutricional de mis comidas era superior.

Puedo ser muy creativa. ¿Un coctel con betabel? ¡claro!

Me brinqué los postres, pero sí me di otros permisos. Y el betabel me dio chance. Por ejemplo: soy fiel creyente de una bebida relajante un viernes por la tarde. Al final de mi primer semana, salí con amigas y me di cuenta que necesitaba mi última ración de betabel para cerrar el día. Fue una muy agradable sorpresa enterarme que hay lugares donde puedo encontrar bebidas de adulto que contienen este maravilloso ingrediente (me limité a uno ya que sabía que hay que entrenar al siguiente día y dudo que así sea como lo consume Kipchoge).

Las primeras dos semanas de entrenamiento fueron mejores de lo que imaginé

Después de un largo tiempo sin correr por diferentes motivos, estaba un tanto preocupada por cómo iba a recuperar ese tiempo de entrenamiento para un maratón. Claro, los entrenamientos fueron difíciles, pero sí logré hacer mis carreras largas sin tanto sufrimiento. ¿Todo gracias al betabel? No diría que son el único factor, pero seguramente habrán hecho lo suyo.