Saltar al contenido

Ejercicio Peck Deck: Ejecución con y sin máquina

Ejercicio Peck Deck: Ejecución con y sin máquina

El ejercicio Peck Deck sirve para fortalecer y desarrollar la zona de los pectorales.  Es un ejercicio que puede ser apto para entrenadores principiantes, ya que ayuda a desarrollar fuerza de paulatinamente.

El Peck Deck se centra en el incremento y tonificación de los músculos del pectoral mayor y pectoral menor.

La máquina para ejecutar este ejercicio está presente en todos los gimnasios. Si bien todos pueden acceder a ella para intentar fortalecer su pecho, es necesario conocer la forma correcta de hacerlo, ya que puedes ocasionarte un daño en las articulaciones de los hombros.

El Peck Deck se recomienda hacerlo unas 3 veces por semana.

Cómo ejecutar el Peck Deck

Una correcta posición en la máquina es el primer paso para poder hacer de manera correcta este ejercicio. Por ello, al sentarnos, debemos ajustar la altura del banco para que el aparato quede a la altura del pecho o axilas.

Los pies deben estar separados a la anchura de los hombros y la espalda debe estar bien apoyada sobre el respaldo.

Colocamos los brazos en los soportes de la máquina de forma simétrica y de forma paralela.

Ahora, empujamos las asas o empuñaduras de la máquina para hasta que ambos extremos queden frente a tu rostro. La apertura de las empuñaduras dependerá del nivel de expertis y fortaleza. Inicia con ángulos no tan abiertos.

Al regresar a la posición inicial, asegúrate de que los hombros no se retraigan más de su posición natural, pues pueden provocar daño a las articulaciones.

Puedes realizar 2 o 3 series de 9 a 15 repeticiones cada una.

Peck Deck sin máquina

Para realizar aperturas de sin tener que utilizar un aparato y que brinden resultados óptimos para nuestro cuerpo, está:

Aperturas con mancuernas

Para ejecutar este ejercicio tenemos que:

  • Acostarnos sobre un banco plano y estrecho, esto con la finalidad de que nuestros hombros estén cómodos.
  • Posteriormente, las manos ya deben contener las mancuernas con un peso moderado que nos permita elevarlas con cierta resistencia, pero no demasiada.
  • Las palmas deben estar orientadas hacia el centro del cuerpo, a la altura del pecho y los brazos extendidos, pero no en su totalidad.
  • Una vez en esa posición, se empiezan a bajar y separar los brazos lentamente, inhalando, hasta llegar a la altura de los hombros. Los brazos quedan en posición perpendicular al cuerpo.
  • Después de algunos segundos, volvemos lentamente a la posición inicial mientras exhalamos.