"LA SATISFACCIÓN PARTICULAR DE CORRER UN MARATÓN AL OTRO LADO DEL MUNDO": DANIEL AGUIÑAGA

El corredor Daniel Aguiñaga nos cuenta su historia en el Maratón de Tokio. Te la contamos como lo hizo Daniel Aguinaga a nuestro editor web, Quirino Gutiérrez. 

De la redacción / @runnersworldmex

De joven corrí, pero por muchos años no hice nada y subí mucho de peso, por lo que hace 4.5 años decidí regresar a correr con el objetivo de hacer 10K de manera recurrente para bajar de peso. En el camino alguien me invitó a correr un medio maratón y así, con 6 meses de entrenamiento logre hacer mi primer medio maratón. El siguiente brinco fue una invitación a correr un maratón y 7 meses después estaba terminando mi primer maratón. 
 
Desde entonces me encanta la oportunidad que representa. A la fecha he corrido 8 maratones. El último fue Tokio 2016, con la intención de correr los 6 majors, Tokio era un destino básico. Es toda una emoción ir del otro lado del mundo, con una cultura completamente diferente a correr un maratón.
 
La organización de Tokio es particularmente impecable, la expo es un centro de convenciones en la zona de Odaiba, el lugar se llama Big Sight. Toda la expo está muy bien organizada, cero filas para recoger los números o playeras. Es una expo bastante completa y eso va generando la emoción del Maratón, tenían una parte sobre los 6 majors y la medalla que se entregaría por primera vez a aquellos que han completado esos 6 maratones.
 
Tokio es una ciudad con mucho que ofrecer, por lo que la ruta se hace sumamente interesante, el maratón empieza el domingo a las 9:00 de la mañana en la zona de Shinjuku, específicamente frente al edificio del Gobierno Metropolitano, todos los corrales previamente asignados están ordenados y hay mucha gente apoyando la logística de ese día.
Como en otros maratones, los minutos antes son de mucha emoción y nerviosismo, hasta que llegan las palabras de las autoridades locales, el canto del himno nacional y el disparo de salida. En este maratón salen al mismo tiempo los corredores de maratón y de una carrera de 10K, el estar esperando con 36,000 personas siempre genera una emoción muy particular y el nervio de correr nuevamente 42.195K, no importa ya haberlos hecho, éstos serán diferentes.
 
La ruta empieza un poco de bajada y bastante sencilla por los primeros 10K, justo acercándonos al kilómetro 10, se puede ver el Palacio Imperial y sus jardines imponentes al paso de los corredores y es donde nos separamos los maratonistas para seguir por otros 32.195 de los corredores de la carrera de 10K, al dar la vuelta para lo que será la primera de dos idas y vueltas. Al dejar atrás el Palacio Imperial e ir llegando al kilómetro 12, empiezas a ver a una parte de los punteros que vienen ya por el medio maratón, es increíble cuando ves sus ritmos, y sigues así por 5 kilómetros pasando por la Torre de Tokio hasta que te toca dar la vuelta en “U” en Shinagawa para tomar el regreso del kilómetro 15 al 20, hasta aquí sigue siendo una ruta tranquila y el clima maravilloso, lo que se anunciaba en un inicio hasta con lluvia, terminó siendo un día despejado y con una excelente temperatura para correr.
 
Al llegar al medio maratón nuevamente puedes ver del lado izquierdo los jardines del Palacio, por ahí del kilómetro 27 irás llegando a la puerta de Asakusa, donde están dos templos importantes para Tokio y que es un área donde hay mucha gente siempre y en donde el ruido aumenta, al dar la vuelta en “U” y empezar el regreso puedes observar el Sky Tree y empieza un tramo hasta el kilómetro 32 dónde ya empieza a hacerse un poco más pesada la ruta.
 
Al llegar a la famosa zona de Ginza en el kilómetro 35 se da la última parte con mucha gente apoyando y arranca el reto del maratón, o por lo menos para mí. A partir del kilómetro 37 empiezan unos puentes que aun cuando son pequeñas subidas, a esa alturas para mí ya fueron pesadas, vas viendo como el reloj continua avanzando y el reto de mantener el ritmo se va haciendo más difícil, lo que ayuda en esta etapa final es que estás en la costa y la brisa ayuda mucho; más impresionante es la vista que tienes de la ciudad.
Comienzas a escuchar el ruido de la gente esperando en la meta en Big Sight y la emoción de todos los que vamos llegando y con eso, la felicidad de cruzar la meta, en mi caso, en 3:41:06.
 
En mi opinión, es un excelente maratón con una muy buena combinación de reto en la ruta con gente apoyando en las calles y como siempre corredores que transmiten una energía particular y una emoción por estar luchando, por primera vez, o una vez más, por concluir 42.195K. Para los mexicanos es un reto adicional el correr con esa diferencia de horario, por más que lleguemos unos días antes, nuestro cuerpo no se adapta completamente al horario.
El flujo de pasar de la meta, a la medalla, a la toalla, al paquete de recuperación es muy rápido. La experiencia más impresionante fue al entrar al guardarropa, una como bodega enorme, donde todos los voluntarios le aplauden a cada corredor que entra y echan porras en japonés, es un sentimiento de cariño de ellos que no he tenido la oportunidad de ver en otro maratón. Su organización continúa siendo perfecta todo el tiempo. 
 
El reto de correr un maratón siempre genera expectativas y miedos, el hecho de lograrlo siempre genera una satisfacción personal muy particular y que mejor que poder conocer otros lugares y culturas al correr esos 42.195K

Etiquetado cómo

  • running
  • runners
  • corredor
  • despierta tu mejor
  • rendimiento
  • maraton de tokyo
Logo Comscore
Logo Televisa Brands Group
Logo Comscore
Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Consulta los términos de uso y politicas de privacidad. Anúnciate con nosotros.
TBG - Editorial Televisa - Sports