Saltar al contenido

7 remedios caseros para el dolor muscular

4 REMEDIOS CASEROS PARA EL DOLOR MUSCULAR

No sufras más y alivia tus dolores .

Sabemos que los dolores musculares son muy incómodos, especialmente cuando estos nos impiden entrenar o correr. La mayoría de las veces la causa de estos dolores radican en el cansancio, el ejercicio intenso, la tensión o mala postura.  No se trata de una dolencia grave pero afecta el bienestar y la calidad de vida.

El dolor muscular causado por el ejercicio es una sensación ambigua, para muchos es algo gratificante y para otros es un malestar pesado. Sin embargo, este dolor implica que tus músculos han estado trabajando y que con la constancia generarán más fuerza y resistencia.

El dolor muscular surge a causa de que usamos nuevos músculos en nuestras rutinas, los tensamos o, en el peor de los casos, sufrimos un desgarro. Depende del origen, será la intensidad y tipo de dolor.

Hay que saber distinguir el dolor debido a la hipertrofia muscular (crecimiento de músculos) que estamos teniendo de las lesiones.

Si eres de los que padece mucho de estos dolores, no sufras más, tampoco tomes relajantes musculares que te provocan somnolencia y malestares estomacales.

Para aliviar estos dolores existen varios tratamientos naturales, aquí te compartimos algunos de los más famosos.

Ejercicios de respiración: ¿Cómo hacerlos correctamente?

Remedios para el dolor en músculos

Romero

Para la inflamación muscular, las hojas de romero pueden ayudar. El romero contiene propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar los tejidos musculares y ayudar a disminuir el dolor.

Prepara una mezcla de 30 g de romero en un frasco de agua hirviendo, cubre y deja reposar durante 30 minutos. Humedece un trapo en la mezcla de agua y hojas de romero y aplica en la zona afectada 2 o 3 veces al día.

Vinagre de manzana

Para el dolor muscular por tensión o cansancio, prepara una tinita o algo donde puedas meter la zona que te duele; pon agua tibia y dos tazas de vinagre de manzana, el vinagre ayudará a la distención de tus músculos, te aseguramos que después de este baño quedaras de maravilla.

Hielo

El hielo es el remedio por excelencia de los corredores y los atletas, hace maravillas cuando queremos desinflamar alguna parte del cuerpo. Pero si no conoces este remedio, en caso de dolor muscular intenso, aplica hielo en el área afectada para relajar los músculos y bajar la inflamación.

Evita el calor: aunque la aplicación de una compresa caliente pueda darte alivio inicial, el calor dilata los vasos sanguíneos y aumenta el flujo circulatorio a esa zona, lo que a la larga generará más hinchazón y dolor de la zona afectada.

Pimienta Molida

Un gran remedio casero para tratar el dolor muscular es la pimienta. Prepara una mezcla de pimienta molida y aceite de bebé y masajea la zona muscular afectada.

Magnesio

Una de las propiedades del magnesio es la de relajante muscular. Cuando no tenemos suficiente de este mineral en nuestro organismo, pueden aparecen calambres o ser más propensos a lesiones.

Se recomienda tomar entre 200 y 400 mg al día, pero sólo por un tiempo delimitado. Además de tomarlo en los suplementos, intenta consumir alimentos que lo contengan,

Cola de caballo

Esta planta es un perfecto antiinflamatorio para músculos y antinflamatorios. Además, sus propiedades diuréticas van muy bien con la desintoxicación que queremos lograr con el ejercicio y la toma constante de agua.

Se sugiere tomar 1 o 2 tazas al día.

Cúrcuma

Al igual que la cola de caballo, la cúrcuma es ideal para desinflamar articulaciones y músculos. Asimismo, tiene efectos analgésicos parecidos al ibuprofeno.

Se puede tomar en té en cápsulas, sugiriendo una dosis de 400 mg, tres veces al día.

Consejos para aliviar dolores musculares

Además de los remedios ya descritos arriba para quitar lo envarado, puedes intentar los siguiente para coadyuvar al alivio del dolor en los músculos:

  • Estirar suavemente las zonas afectadas y hacerse masajes musculares justo al terminar tus ejercicios.
  • Dejar reposar los músculos después de rutinas vigorosas.
  • Duchar con agua tibia, lo cual aplica calor y aumenta el flujo sanguíneo.
  • Si están muy inflamados tus músculos, puedes aplicar hielo con compresas. El hielo debe envolverse en una pequeña toalla o bolsa para evitar que queme la piel.
  • Aplicar geles de venta libre que contienen analgésicos y pueden aplicar a la zona.
  • Elevar la parte afectada por encima del corazón, ya que así se evita que exista una gran inflamación.
  • Mantente hidratado.
  • Comer correctamente ayuda a que todo el cuerpo sane y se acople rápidamente. Come proteínas, grasas y carbohidratos de manera equilibrada.
  • Haz calentamiento antes de comenzar, ¡siempre!